jueves, 30 de diciembre de 2010

Capítulo 19

Pensamientos de Amanda.

Sonreí a Alicia, ya que se había quedado alucinada con el beso que me acababa de dar Danny, luego bajé la cabeza, nunca me había gustado ser el centro de atención y me estaba poniendo roja, las mejillas me ardían. Danny me puso el dedo bajo la barbilla y me levantó la cabeza, pero antes de que me diese otro beso giré la cabeza y miré la reacción de los demás. Alicia me sonreía, siempre me apoya en todo lo que hago, Nicole parecía muy sorprendida, ya que ni siquiera conoce a Danny, pero es que este verano está muy alejada de nosotras. Christian parecía tenso, estaba serio y rígido con el cuerpo en tensión, eso me asustó un poco.
- Estáis saliendo? - preguntó muy seriamente. Danny sonrió, parecía muy feliz.
- Sí.
Alicia volvió a sonreír.
- Nicole, él es Danny, un compañero del colegio - le dije a Nicole para que se le quitase esa cara de estreñía. Ella asintió, se sentó y se puso a leer. Fue un día un poco incómodo. Alicia, Danny y yo nos fuimos temprano ya que nos aburríamos, y al despedirnos vi como Christian ponía una mirada asesina, una mirada envenenada, una mirada que no me gustó nada. Me asusté, nunca había visto a Chris así, pero en ese momento supe que nada volvería a ser igual. Agarré el brazo de Danny, él se lo tomó muy bien, sonrió, me paso el otro brazo por el hombro y me besó la frente. Me fui a comer a casa de Alicia, ya que al llegar a mi casa me encontré una nota de mis padres:
"Nos hemos ido al pueblo a comprar y comeremos allí, preparate un bocadillo para comer o un huevo frito. Ten cuidado. Te queremos." Así que, decidí, que mejor que un huevo frito era ir a comer con Alicia y Nicole.
Sus padres casi nunca estaban en casa, por eso no me sorprendió llegar y ver la casa vacía, Nicole cogió una bolsa de patatas fritas y un trozo de pan con chorizo y se fue a comer a su habitación.
- Pero qué le pasa a ésta? - Pregunté preocupada.
- No sé, está así desde que la dejó Chris, está muy mal, apenas habla con nosotros, la ha afectado mucho.
- Vaya, no sabía que le gustase tanto - dije tan bajo que no supe si Ali lo había oído. Después de comer fui a la habitación de Nicole y desde fuera la oí llorar.
- Nicole, puedo pasar?
- Emm...sí...pasa- dijo con la voz temblorosa.
- Nicole - dije y me acerqué a abrazarla - Tranquila, no puedes llorar por un chico, no te hagas esto. Él no se lo merece, no es tan bueno como para que llores por él.
- Lo sé, pero, no puedo evitarlo, le quiero demasiado y...y...- se echó de nuevo a llorar.
- Tranquilaa - la abrace fuertemente.
- Es que, yo le quiero, pero, él te quiere a ti.- dijo, y volvió a echar un montón de lágrimas por sus pequeños ojos marrones.
- Mira, si no te quiere, él se lo pierde, tú eres fantástica. Y además, él no es para tanto, hay chicos mejores- me abrazo. Nos tiramos 10 minutos abrazadas, sin decir nada, simplemente abrazadas. Alicia no nos interrumpió, porque sabía, que, aunque no habíamos dicho nada, este verano habíamos estado un poco raras entre nosotras, y nos dejó solas para arreglarlo. Salimos de la habitación y fuimos al salón, donde estaba Ali viendo la tele.
Alicia había aprovechado y mientras estábamos en la habitación había ido al videoclub y había alquilado algunas pelis. Nos tiramos el resto de la tarde viéndolas tiradas en el sofá y comiendo palomitas.

Y me di cuenta de lo afortunada que era por tener amigas así.
Porque su amistad era el mejor regalo que la vida me había dado.
Porque los amigos son aquellos que te levantan cuando los demás no saben ni que te has caído.
Porque un amigo no es aquel que te seca las lágrimas, si no el que evita que las derrames.
Y mi corazón, en aquel momento, tenía miedo, un miedo que nunca había sentido, porque nunca me había dado cuenta de lo importantes que eran para mi esas dos chicas, mi corazón tenía miedo de perderlas, de perderlas por una estupidez como un chico, algo que había estado a punto de pasar.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Capítulo 18

Pensamientos de Danny:

Me desperté a las 10.30, estaba agotado pero super contento, por fin había conseguido mostrarle mis sentimientos a Amanda, y todo gracias a ese idiota de Christian. Todo comenzó aquella tarde:

Iba a comprar unas patatas fritas y una coca-cola al supermercado y le vi por la calle, estaba con un chico un poco más mayor, yo intenté que no me viese, ya que no me había dado muy buena espina el otro día en la playa cuando Amanda me lo había presentado. Pero todo me fue en vano, intentando esconderme sólo conseguí llamar más su atención y se acercó a mí con una sonrisa de superioridad, su amigo le seguía.
- Mira quien está aquí, eres el amiguito de Amanda, no? - me dijo haciéndose el chulo.
- Emm, sí... - dije en tono desconfiado.
- Pues a partir de ahora no, ya no te vas a acercar a ella, me has oído? - dijo cruzándose de brazos.
- Pero tú quien te has creído? - dije elevando el tono de voz -. Mira es posible que te guste Amanda, porque se nota, que no soy tonto, estabais a punto de besaros el otro día.Pero eso no quiere decir que pueda luchar por ella yo también.
- Ja, y te crees que algún día estaría contigo - dijo mofándose de mí, tuve que contenerme para no pegarle un puñetazo y se le bajasen esos humitos de superioridad. Apreté los dientes.
- Estoy seguro de que Amanda no sabe como eres de verdad, porque si no, no sería tu amiga.
- Vamos a hacer una cosa, el primero que la consiga besar gana, y el otro deberá retirarse para dejarle el camino libre y ser sólo su amigo, trato echo? - propuso.
- Está bien - dije estrechándole la mano, yo sabía que eso no estaba bien, pero no podía tragarme mi orgullo y rechazar, así que no tuve más remedio que aceptar su oferta. Volvió a poner esa sonrisilla odiosa y se fue con su amigo, al alejarse vi como empezaron a reírse, pero quien ríe el último ríe mejor.

Me levanté de la cama y cogí el móvil, tenía un mensaje de Amanda: q tl t exo d - mñana ns vms no? tq
No sabía si llamarla o devolverle el mensaje, tenía ganas de oír su voz, pero parecería que estoy desesperado, así que la mandaré un mensaje: toy bn y tu? ns vms en la playa ok? bss
Me vestí y cogí una galleta, no tenía mucha hambre. Acababa de recibir otro mensaje de Amanda: vl aora ns vms tq.
Fui a la playa y allí estaba Amanda con sus amigas y Christian, llegué y la di un beso.
- Hola preciosa - le dije, me sonrió.
- Hola.
- Emm, me he perdido algo? - dijo Alicia.


CONTINUARÁ...

sábado, 18 de diciembre de 2010

Capítulo 17

Terminó la canción y en ese momento me sonó el móvil, respondí sin ni siquiera mirar el número.
- Sí?
- Hola Amanda, soy Danny.
- Hola - dije contenta, tenía ganas de oír su voz.
- Te acuerdas que hoy te he dejado un pañuelo?
- Sí- dije mientras me miraba el cuello y veía que no se lo había devuelto - ¿Cuándo te lo devuelvo?
- Esperame en el banco de enfrente del kiosco y me lo das allí, vale? - me dijo, yo empecé a sonreír como una verdadera idiota.
- Vale, hasta ahora, besos - le dije.
- Chao fea.
Cogí la chaqueta y me fui al kiosco. Como vi que tardaba me di una vuelta por la arena, ya era de noche y la luna se reflejaba en el mar. Sentí un dedo en mi oreja que me retiraba el pelo y una voz suave me susurró:
- Hola preciosa - me giré asustada, dioss, que susto, era Danny, me sonreía dulcemente.
- Hola- dije muy bajito y sonriendo. Me abrazo por la cintura y me apretó contra él.  Me quité el pañuelo y se lo puse alrededor del cuello. Me mira dulcemente y me besa el cuello.
- Por qué haces eso? - le pregunto, el corazón me va a mil.
- No sé, me apetece - dice, como si fuese algo normal tratarme así. Me suelta y se saca una caja del bolsillo- Mira lo que te he traído - me da la caja, la abro y veo un precioso collar, es el que habíamos visto en la joyería esa tarde.
- Oh, dios, que bonito, por qué me lo has comprado? Era muy caro - se me cae una lágrima de la emoción y de la ilusión que me ha hecho que tenga un detalle así.
- Te gusta?
- Me encanta- le digo dándole un fuerte abrazo.Coge el collar y se pone detrás de mi para ponérmelo, cuando lo consigue (le costó bastante), me besa de nuevo el cuello.
- Bueno, te acompaño a casa, que es tarde - me dice, yo asiento. Vamos caminando en silencio y me agarra la mano. Cuando llegamos me agarra del brazo.
- Amanda, necesito decirte algo, yo...yo es que...mmm...- suspira, parece no saber como continuar, le agarro de la mano y le doy un apretón para animarle a continuar, sonríe - Tú, siempre me has gustado, siempre te he querido, cuando estoy lejos de ti no puedo soportarlo, porque te quiero - me quedó asombrada, vaya en una semana me salen dos chicos que están enamorados de mí, después de decirme eso se acerca a mí. Me agarra de la cintura con una mano, la otra la pone en mi mejilla y se acerca muy lentamente a mí. El corazón me va a mil. Sus labios rozan los míos, me besa suave y lentamente. No pienso en otra cosa, sólo en él, él es el que me ha dado mi primer beso, él es el que siempre ha estado ahí, para lo bueno y para lo malo, él es el que me a ayudado a olvidar a Chris, ese que me hizo tanto daño, él es el chico al que amo, en ese momento no tengo ninguna duda. Le quiero. Se separa de mí, apoya su frente en la mía y me da otro beso, éste más rápido pero igual de dulce.
- Te amo - me susurra, intento responder pero no me salen las palabras. Apoyo mi cabeza en su pecho y me besa la cabeza. En ese momento veo una luz, miro para atrás, es mi madre que va a salir a pasear a Rufo, todo está oscuro así que aún no nos habrá visto, me separo de él, le sonrío y se va.
- Hola mamá.
- Hola Amanda, no te había visto, has venido sola?
- No, me ha acompañado Danny.
- Mejor, no me gusta que vayas sola cuando es tan de noche - me dice en tono protector, suspiro y entro a casa. Me voy a mi cuarto, estoy agotada, enseguida me duermo. Y mi último pensamiento? Pues: "Danny".

sábado, 11 de diciembre de 2010

Capítulo 16

Llegamos a la playa, había un montón de gente y no había ni un hueco para pasar. Vi la sombrilla de los padres de Alicia y Nicole, al final conseguimos llegar a ella casi pisando a la gente. Alicia estaba a la sombre leyendo una revista.
- Hola - la saludé.
- Hola - me dijo sin levantar la vista -. Oh, dios, madre mía, no puede ser! Justin Bieber viene a España!!! - dijo gritando, pero aún así sin levantar la vista de la revista. Alicia estaba loca por Justin Bieber, a mí me gustaba, pero no era como para gritar de esa manera. Un montón de gente se giró para mirarla, pero no le importó. Después de terminar de leer la página cerró la revista y se levantó. Miró extrañada a Danny.
- Y tú eres...
- Soy Danny, un amigo del insti de Amanda- le contestó-.Tu debes de ser Alicia, no?
- Sí.
- Ha venido a pasar el verano aquí, ha alquilado la casa esa que está al lado de la farmacia - le expliqué a Alicia.
- Ah, encantada - le dijo ella a Danny, él se acercó y le dio dos besos.
- Hoy no viene Christian? - le pregunté.
- Vino a casa temprano y dijo que tenía que hablar con Nicole luego se fueron - me dijo Alicia.
- Más le vale que la deje. El otro día me dijo que estaba enamorado de mí y que salía con Nicole para ver si me ponía celosa - le dije con una enorme sonrisa en la cara, aunque me entristecía que le hiciese eso a mi amiga.
- No - dijo Alicia sin poder creérselo y con los ojos muy abiertos.
- Sííí !!!! - grité.
- Me alegro por ti -me dijo sonriendo.
- De que estáis hablando? - dijo el pobre Danny, no se estaba enterando de nada.
- Pues, te acuerdas de Christian, no? El que te presenté en la playa - el asintió -. Bien, pues yo le gusto - dije bajito, Danny era mi mejor amigo, pero no sé porque no quería que se enterase de eso.
- Y a ti te gusta - no era una pregunta si no una afirmación. Yo agaché la cabeza, y asentí, no sé porque me portaba así, nunca me había dado vergüenza decirle nada, pero no quería que supiese todo lo que me gustaba Christian. En ese momento le vi que se acercaba a nosotros.
- Hola- nos saludó.
- Hola, Christian - le dijo Alicia -. Y mi hermana?
- Está en casa, no le apetecía venir. Lo hemos dejado - dijo, parecía preocupado, quizás al dejarla Nicole se puso a llorar, y él se preocupó.
- Bueno, no te preocupes, seguro que está bien - dije para intentar animarle, aunque no lo pensaba de verdad.
- Bueno, yo me estoy muriendo de calor, nos bañamos?- dijo Danny, aunque más bien, la pregunta iba sólo para mí.
- Sí, por favor - dije yo pasandome la mano por la frente. Alicia y Christian asintieron y nos fuimos a bañar. Hicimos una carrera hasta el final de las bollas y Danny ganó, algo normal ya que desde los 5 años había ido a natación y era muy rápido. Luego hicimos una competición de palas y nos ganó Alicia a todos.
- Bueno, tengo hambre, nos comemos una pizza en el Spasso? - pregunté, Danny sonrió y asintió, le encantaba la pizza.
- Vale - dijo Alicia.
- Por mí sí - dijo Christian.
- Bien, por fin vamos a hacer algo en lo que os pueda ganar - dije yo con una sonrisa en la cara.
- Eso habrá que verlo - dijo Christian.
Cada uno pidió una pizza, excepto Alicia, la muy tonta decía que quería adelgazar y se pidió una ensalada, pero es que como se quedase más flaca iba a parecer un bicho palo.
Yo fui la primera en acabar y me recochineé de ellos diciendo que se lo había advertido.
Después de comer nos fuimos al pueblo a dar una vuelta por las tiendas. Entramos en una de joyas. Christian y Danny no paraban de quejarse.
- Alicia, mira que bonito - era un collar de diamantes precioso. Quizás fuesen falso ya que era demasiado barato para todos los diamantes que tenía, pero parecía verdadero. Danny se acercó para verlo, pero no dijo nada.
- Oh, dios, que bonito - dijo Alicia mirándolo, yo asentí.
Nos volvimos a casa a las ocho y media, llevábamos todo el día fuera de casa.
Me fui a mi cuarto y cogí el mp4 y me puse a escuchar una de mis canciones preferidas y en ese momento, mientras la oía empecé a pensar en Danny, por qué pensaba en él? Es qué acaso me estaba enamorando de él? No, eso era imposible, pero...




Canción que escucha Amanda

jueves, 9 de diciembre de 2010

Capítulo 15

Estaba en el bosque de al lado del camino para ir a la casa de mi abuela, era una noche cerrada, sin luna, y apenas podía ver donde pisaba. De repente oí una voz que me llamaba, era Danny, parecía asustado y preocupado, corrí hacia su voz para tranquilizarle pero no podía verle, le oí gritar desesperadamente, qué le pasaba? Corrí más rápido asustada y aunque cada vez oía la voz más fuerte nunca le encontraba, de repente tropecé con algo y caí al suelo. Levanté lentamente la cabeza que había ido a parar encima de un montón de hojas, y vi como Danny se acercaba a mí, tenía cara atemorizada, como si hubiese visto al mismísimo diablo.
- Corre Amanda, corre!!! - me gritó Danny, hizo ademán de acercarse para ayudarme a levantarme pero levantó la visto un poco y pegó un grito. Giré la cabeza y vi a Chrisitan, por qué gritaba Danny? Sentí un brazo en la espalda y me giré de nuevo, era Danny, intentando ayudarme. En ese instante Christian le pegó un empujón y empezaron a pegarse. Yo gritaba para que parasen pero no me hacían caso. Al cabo de un rato Danny cayó al suelo, tenía mucha sangre por la cara, me asusté y me acerqué a él pero Christian me agarró del brazo y me tiró a mi también al suelo.

Me desperté sobresaltada, tenía toda la cara bañada en sudor, me pasé el brazo por la frente y respiré profundamente un par de veces para relajarme. Me tumbé un poco más, me estaba mareando, por qué había soñado una cosa así? Recordé que al principio el sueño era bonito, estaba con Christian paseando por la playa y cuando decidimos volver a casa vimos a mi perro que se adentraba en el bosque y Christian le siguió, entonces pasó todo lo de la pelea. Había sido una pesadilla horrible, pero decidí olvidarlo, al fin y al cabo había sido sólo un sueño. Me levanté de la cama y fui al baño, me lavé la cara y me fui al salón, me senté en el sofá y puse la tele.
- Buenos días fea - me dijo alguien por detrás, era Danny.
- Tú qué haces aquí? - le dije sonriendo.
- Nada, venía a ver a tu hermano - me dijo, se agachó y me dio un beso en la mejilla-. Te encuentras bien? Estás ardiendo- me puse la mano en la frente.
- No se, yo estoy bien, es que en mi habitación hacía mucho calor . le sonreí para que se tranquilizase.
- Está bien, pero si te encuentras mal dímelo - asentí y le sonreí.
- Has desayunado? - le pregunté.
- No.
- Pues espera que me visto y vamos a desayunar churros con chocolate - le dije, le sonreí y me fui a mi cuarto a vestirme. Me puse unos vaqueros cortos y una camiseta blanca de manga corta, me fui al baño y me hice una coleta alta.
- Bueno, ya estoy, vamos. Mamá me voy a desayunar con Danny - ella asintió, estaba leyendo. Cogí las llaves y nos fuimos. Nos lo pasamos genial y el muy bobo se manchó el pantalón blanco con chocolate.
- Joder, que torpe soy - dijo mirando el pantalón.
- Jajajaja, ya eso ya lo sabía, jajajaj - me estaba partiendo- A ver, dejame que te lo intentó limpiar - me acerqué y saqué una toallita húmeda del bolso, y se lo intenté quitar.
- Lo ves, no sale - dijo preocupado - Mi madre me mata.
- Haber tenido más cuidado, quejica - le dije mientras me reía, pero como no salía me senté otra vez en mi sitio. Miró la mancha con cara enfurruñada luego me miró y se rió.
Cuando terminamos nos fuimos a mi casa cogimos el bañador para ir a la playa, a ver si nos encontrábamos con Christian,Alicia o Nicole. Ahora que me doy cuenta no se si Nicole y Christian siguen juntos, más le vale a Christian haberla dejado, porque si no la quiere no le puede hacer esto, mejor que la deje cuanto antes, antes de que ella se enamore más de él.