sábado, 13 de noviembre de 2010

Capítulo 7

¿Qué? A veces alucinaba con Alicia, ¿es que era adivina o qué?
- A veces odio que me conozcas tan bien - le dije sonriendo. - Es que es monísimo  y super simpático.
- Sí, lo es, pero, entonces ¿por qué lo tratas así? Parece que le odias más que a tu hermano - dijo con toda la razón del mundo, le trataba fatal, pero apenas le conocía, tenía que tratarle mejor.
- Ok, le trataré mejor que a mi hermano, pero sólo eso, ¿vale? Que te conozco y luego te pones más pesada, que no hay quien te aguante - le contesté, y se empezó a reír. Volvimos al salón.
- Christian, he pensado que como aquí no conoces a nadie mañana te podrías venir con nosotras a la playa- le preguntó Alicia. Es que está claro que esta niña es tonta, yo le había dicho que le trataría bien, no que me iba a hacer su amiga.
- No creo que le apetezca venir, somos tres chicas y mi hermano, se va a aburrir muchísimo- dije intentando salir de este lío.
- No, iré, seguro que me lo paso mejor que en mi casa- dijo mientras me sonreía.
- Bueno pues nos vemos mañana, ¿vale? Yo me voy a mi casa que ya es tarde. Adiós- dijo Alicia mientras me daba un beso y después un abrazo a Christian. Hala, genial, ya me había dejado sola con el chico. Christian se sentó en el sofá y me miró como diciendo "siéntate", ¿qué?, ¿es que ahora me invitaba a sentarme en mi propia casa? "Qué majo" pensé irónicamente. Me senté a su lado. Estuvimos un rato viendo una película. Pero ni me enteré de qué iba, no sabía ni siquiera si era de amor, de peleas, de miedo o de intriga. Lo único que podía hacer era mirar sus ojos azules, sus perfectos labios...Cuando terminó la película se fue. Antes de que se fuese le dije que al día siguiente viniese a mi casa a las 11 de la mañana y nos íbamos juntos a la playa. Me fui a la cama, pero no me podía dormir. ¿Qué me pasaba? Yo nunca había tenido problemas de sueño. Por fin me dormí. Al día siguiente me levanté a las 9, estaba agotada y si me volvía a dormir no me daría tiempo a prepararme. Me fui a desayunar, mi abuela me hizo unos huevos revueltos con bacon. Después vi media hora la tele y me fui a mi cuarto. Ahora tenía que elegir el bikini para el primer día de playa. Me probé unos cuantos, pero todos eran horribles.Al final me puse uno de rayas blancas y azules del año pasado. Qué asco, estaba super blanca. Grrrr. Me eché crema para no tener que echármela en la playa muriéndome de calor. Lo primero que iba a hacer era ir a bañarme. Sonó el timbre. Fui a abrir, era él, estaba guapísimo, iba con una camiseta blanca y un bañador del color de sus ojos, azul.
- Pasa- le dije- espera, que voy al baño un momento.
- Vale- me dijo
Me metí en el baño, tenía el pelo horrible, todo aplastado en la cara. Me lo recogí en una coleta y me fui al salón. Cuando llegué, Christian estaba viendo a mi hermano jugar a la play.
- Deja que te ayudo, este juego me lo he pasado unas 10 veces- le dijo Christian a mi hermano, jo, es que encima se llevaban bien. Chris era perfecto.
 - ¿Vamos? - le pregunté.
- Espera- dijo mientras seguía con la play- ya - dijo en unos 10 segundos... si que era rápido. Se levantó del sofá y se quedó quieto mirándome y sonriendo. No, por favor, no hagas eso que me da vergüenza. Nada, seguía, ya me había puesto roja, seguro, me ardían las mejillas.  Su sonrisa se ensanchó más, le devolví la sonrisa. Se giró y fue hacia la puerta.
- Mamá, ¡me voy a la playa !!!- grité, y como no me decía nada me fui. Llegamos a la playa, era grande y no había mucha gente, el mar estaba tranquilo y allí estaban mis amigas
- ¡Hola!! - gritó Alicia. Nicole se había quedado quieta mirándonos a Christian y a mí, ¿qué le habría contado su hermana? La verdad, podría haber sido cualquier cosa.
- Hola -  respondió Christian - yo soy Christian, tú debes de ser Nicole, ¿no? - preguntó girándose hacia Nicole.
- Sí, ¿te han hablado de mí? - preguntó ella mirándome a mí. Yo señalé con la cabeza a Alicia, y Nicole asintió.
- Vaya...si que os parecéis! ¿Sois gemelas?- preguntó Christian. Nicole se puso roja, pero a ésta ¿qué le pasaba? Y Alicia se rió.
- Jeje, siempre nos dicen lo mismo, pero no, sólo somos hermanas - contestó Ali.
- Buaff, ¡qué calor! ¿Podemos ir a bañarnos, por favor? - dije yo.
 - Ok, yo me apunto, síque hace calor, yo soy de Santander y allí no hace tanto calor - dijo mi chico perfecto. Se quitó la camiseta blanca, guau...¿ese chico tenía quince años? Cuántos músculos!
- ¿Venís? - les pregunté a las chicas.
- Sí- dijeron las dos a la vez, se empezaron a reír.
Yo fui la primera en ir hacia el agua, tenía demasiado calor, toqué el agua con los dedos de los pies y di un salto pequeño para atrás.
- Ah!, está helada, jope, ya se me han quitado las ganas- dije malhumorada. Vi como Christian sonreía al tocar el agua. Se metió hasta las rodillas.
- Vamos Amanda, ¡no está tan fría!- me gritó desde el agua. Se metió entero, y me hizo un gesto con la mano para que fuese, yo volví a meter el pie en el agua y sacudí con la cabeza. Vi como Christian se acercaba a mí. Me quedé embobada mirándolo y no me di cuenta de lo que iba a hacer. Llegó junto a mí, sonriendo, y ahí me di cuenta de todo.
-¡¡¡No!!! No, en serio, te lo pido por favor, no lo hagas- empecé a gritar. Christian ensanchó más su preciosa sonrisa y todo mojado me cogió como un bebé y se fue corriendo al agua. Yo seguía gritando que parase pero no quería que lo hiciese, cuando el agua le llegaba por la cintura me soltó. Pegué un fuerte grito cuando llegué al agua helada.
- Aaaahhhhh!!!!!
Christian se empezó a reír, y se puso a hacerme aguadillas. Estuvimos así diez minutos más o menos. Ya no me acordaba de que en la orilla estaban Alicia y Nicole. Paré de jugar, y de reojo ví como Christian miraba hacia la orilla, igual que yo. Nicole se iba a la hamaca con cara tristona. Y Alicia dudaba en lo que hacer. Le hice un gesto para que viniese. Se metió bastante rápido, algo raro en ella. Y enseguida nos salimos los tres. De camino a las toallas, Christian y yo no parábamos de hacernos bromas, y darnos empujones. Jo, yo que había estado toda la noche pensando cosas para fastidiarle y me había vencido su sonrisa, sí que era débil. Nos pusimos a tomar el sol.
- Parece que os lleváis bastante bien - dijo un poco cortante Nicole.
- Pero ¿qué dices? Es imposible llevarse bien con este niñato - dije yo bastante convincente. Él se quedó asombradísimo, no se esperaba que dijese algo así.
- Vaya, creía que te caía bien - me dijo.
- Ya, ¿a que soy buena actriz? - le dije chulita, yo no era así pero era más divertido si le hacía de rabiar.
- Pues si te caigo tan mal, sí que eres buena, deberías ser Hannah Montana - dijo esto último irónicamente.
- Jaja, muy gracioso - le respondí.
- Oye, ¿podéis parar? Sois insoportables - dijo Nicole. Seguro que le iba a bajar la regla porque estaba irritable.
- ¿Puedo hablar contigo un momento? - me preguntó Alicia, que había estado tan callada que se me había olvidado que estaba allí.
- Claro, ¿vamos a dar un paseo? - le dije. Me asintió y nos levantamos.
- Oye, supongo que habrás notado que mi hermana está insoportable hoy, no?- me preguntó Alicia.
- Sí, ¿qué demonios le pasa?
- Pues...que...a ella...le...gusta Christian.

 
CONTINUARÁ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta si te ha gustado. Si vas a decir algo ofensivo, mejor no digas nada. Gracias por usar unos minutos de tu valioso tiempo en dejarme un comentario. Besos